Mi nombre es Teresa y tengo una visión muy clara acerca del problema que está causando un sistema educativo desfasado a los jóvenes y a sus familias.

Desde mi adolescencia también he sufrido esa desconexión entre lo educativo y lo laboral y lo que es más grave, entre lo profesional y mi propia personalidad. En mi entorno ya escuchaba que no había que estudiar lo que te gustara, sino lo que diera trabajo, pero aunque en ese momento no tuve la firmeza de reafirmar mi desacuerdo, una profunda sensación de desencajar se adueñaba de mí.

Sé que esta situación se repite en las familias veinte años después. La diferencia es que ahora los padres nos vemos con más ganas de intervenir y de ayudar a nuestros hijos.

Cuando decidí por fin (en una edad fuera de la establecida) que quería dedicarme al ámbito educativo y me empecé a formar oficial y extraoficialmente, comprendí que mi situación no era la única y pude ir descubriendo las causas. Eso sumado a 8 años estudiando una carrera universitaria a distancia, me ha permitido desarrollar habilidades de aprendizaje autodirigido que ahora puedo ir transmitiendo a mis hijos. Mi filosofía desde entonces siempre ha sido hacer las cosas por propia satisfacción por el proceso y no solo por querer llegar a la meta.

También soy madre desde hace 5 años y educadora desde hace más de 15. He trabajado tanto en educación formal como no formal.

Tengo conocimientos y experiencia en educación infantil de 0 a 3 años, de pedagogía y de intervención con familias y orientación. He sido monitora y coordinadora de proyectos de ocio y tiempo libre.

¿Por qué hacer juntas este viaje?

Como madre, podemos empatizar. Sé lo que es que la parte emocional interfiera en la racional. Reflexiono continuamente sobre la comunicación y el vínculo entre las familias. Te podría inspirar para manejar la incertidumbre de no saber qué será lo mejor para tu hijo/a en cuanto a su camino profesional. Uno de nuestros destinos será conectar más con nuestros hijos y así nos costará menos confiar en lo que la vida les espera.

Todavía continúo buceando por esta nueva tendencia que es la Disciplina Positiva, que me hace ver cómo tratamos la infancia sin darnos cuenta, a veces de manera inferior. Deseo que este viaje pueda servir para irnos descargando de culpas y que el amor hacia nuestros hijos supere a las etiquetas que tenemos como madres idealizadas.

 

Y también deseo que durante el transcurso seamos capaces de ver cumplido nuestro deseo de ver a nuestros hijos desarrollarse de manera independiente, dirigiendo sus vidas al margen de lo que quiera la sociedad y que encuentren su felicidad. Pero para eso, nos hará falta como madres unas paradas en villa confianza, villa calma y villa amor.

Te invito a entrar en mi blog y conocerme mejor a mí y mi perspectiva.

Escríbeme a la dirección de email que encontrarás más abajo.

© 2019 by Eduluciona. Proudly created with Wix.com
 

Madrid, España

eduluciona@gmail.com

DIRECCIÓN