• Tere Jiménez

¿CONOCES LOS INTERESES MENOS EVIDENTES DE TU HIJO?


¿Te has planteado alguna vez qué intereses tiene tu hijo? 👉https://cutt.ly/rdNTVfJ Pongamos que tienes un hijo de entre 8 y 16 años que no tiene demasiado interés por el colegio ni por estudiar. Tu primera acción para liberar su iniciativa educativa es averiguar qué temas son los que sí le interesan. “Tere, es que mi hijo se pasa el día con el dichoso móvil…” Perfecto! Tienes suerte de que tenga un interés tan claro! El móvil puede ser una herramienta muy creativa y útil, lo que pasa es que a los menores solo somos capaces de enseñarles que sirve para ver Youtube, hacer bailes en TIKTOK y pasar el tiempo en redes sociales. Pero si buscas por ahí, verás que también sirve para crear y editar vídeos en stopmotion, para jugar con realidad aumentada, para seguir direcciones gps y seguro que mucho más que ahora desconocemos. Podemos enseñarles a través del móvil, estando con ellos, las posibilidades creativas que nos aporta. Pero sigamos. Pensemos que tu hijo no tiene un interés tan definido, que le gustan muchas cosas, que es lo normal. Cuando tienen muchos intereses, los tienes que ir alimentando. Por ejemplo, ¿que a tu hijo le gusta el deporte? pues practicarlo juntos (o él con sus amigos o equipo), ver vídeos de profesionales, ir a ver partidos/torneos, etc. Acompáñale y ten interés por el tema. ¿Que a tu hijo le gustan los libros? leer en voz alta, compartir lecturas silenciosas, ir a encuentros de lecturas, clubes, escribir historias, lo que sea. Pero sigue acompañando y sigue demostrando que te interesa. Apunta cada cosa en lo que muestre interés. Cada pregunta que te haga, por loca que parezca. ¡¡Mi hija me preguntó ayer que si existían los pozos de los deseos!! Y luego os sentáis y leeis lo que has apuntado, todas sus preguntas, y vas tirando del hilo, generando conversación. Algunas preguntas le resultarán más inquietantes y tendrá más ganas de saber, de profundizar en ellas. ¿Y si sigo el interés y se le pasa a la semana? Muchos padres caen en el siguiente error: Mi hijo dice que quiere aprender a tocar la guitarra. Lleva ya un tiempo pidiéndolo. Le apunto a clases de guitarra y de solfeo en la escuela de música. Me desplazo dos días a la semana en coche para las clases. Le compro una guitarra nueva, le llevo a conciertos… y cuando pasan un par de meses, me dice que ya no quiere tocar la guitarra, que ya no le gusta. Y tú solo te quedas con el esfuerzo que has tenido que hacer, en su desagradecimiento y en tus expectativas incumplidas. 🤔🤔¿Qué crees que hará ese padre cuando su hijo le vuelva a decir que está interesado en aprender algo? No le dará importancia, porque total, como cree que se le pasará en unos meses, para qué va a hacer ese esfuerzo… ¿Y qué pasará por la cabeza de ese niño? “Mis intereses no son importantes, mejor los dejo apartados” Os cuento una situación que me pasó el otro día. Estaba con mi familia en una reunión con otros adultos. Los mayores estábamos teniendo un tema de conversación bastante interesante. Al momento, se acercó mi hija al otro adulto con el que yo hablaba y le pidió que si podía buscarle una caja grande que ella sabía que tenía guardada, y le explicó que quería reciclarla para construir un coche de carreras. Yo, según la estaba escuchando, me estaba pareciendo genial que pensara en reciclar y en desarrollar su creatividad construyendo algo (amor de madre jeje). La respuesta que recibió fue: “no interrumpas, que estoy hablando con tu mamá de algo interesante”. La niña se cayó y se dio la vuelta. Si desde que es pequeño, el niño está viendo que sus intereses son rechazados por sus adultos de referencia (padres o profesores) va a ir alimentando la creencia de que seguir sus propias ilusiones y deseos no valen la pena. Y su autoestima bajará. A veces no nos damos cuenta de esto porque como no tienen capacidad de respuesta, no dicen nada después del rechazo. Como adultos, cuando tenemos un interés (que nace de una pasión, una inquietud o un objetivo), sacamos la fuerza suficiente como para dedicarle tiempo y aprender sobre el tema. ¿Cómo nos sentiríamos si al compartir nuestro interés con la persona a la que admiramos, a la que queremos, nos dice que es una tontería, que siempre estamos cambiando de interés y que seguro que no vamos a llegar a nada con eso? Piénsalo un momento. Los adultos tenemos la suficiente creencia en nuestras capacidades para poder ignorar ese rechazo, pero aún así nos daña. Nos deja una grieta que nos hace pensar que somos menos. ¿Te gustaría que tu hijo adulto tuviera la suficiente fuerza y motivación para perseguir sus sueños? Dale tú la oportunidad de calentar esa fuerza interior. 👉https://cutt.ly/rdNTVfJ 👉¿Podrías decir sobre qué temas tu hijo pone más atención y es capaz de dedicarle mucho tiempo para aprender sobre el tema o mejorar una habilidad? Coméntame aquí abajo, me encantará leerte. 👐 Menciona a esa mamá o papá que está preocupado porque piensa que a su hij@ no le interesa nada. Esto le puede dar un poco de luz. 🏋️‍♂️ Ánimo con el entrenamiento🏋️‍♀️ Tere





0 vistas

© 2019 by Eduluciona. Proudly created with Wix.com
 

Madrid, España

eduluciona@gmail.com

DIRECCIÓN