• Tere Jiménez

CUANDO TU HIJ@ UTILIZA LOS VIDEOJUEGOS O REDES SOCIALES PARA EVADIRSE DE LOS ESTUDIOS



En algún sitio escuché que la Evasión es la segunda pandemia de este mundo.


Y no estoy hablando de evadirse como un tiempo de descanso mental, sino de un estado profundo de evasión de responsabilidades, de crear y creer excusas conscientes o inconscientes para no tomar acción y avanzar en la vida. De quedarse pasivo, sin estudiar ni trabajar, viviendo "de la sopa boba", como se dice por aquí.


Dicen los profesionales que estudian esto de la Evasión, que cada vez se está acortando la edad en los jóvenes que son evasivos. Y lo cierto es que lo oímos y vemos en muchas familias, niñ@s y adolescentes que dedican casi todo su tiempo en videojuegos y a las redes sociales sin trabajar ni pensar en su futuro, en su formación, en qué podrían hacer y cómo para conseguir la vida o la profesión que desean tener.


Algunos psicólogos tratan este aspecto desde las emociones, los traumas infantiles, la depresión o la ansiedad. Pero según la psicología Adleriana, la base de la Disciplina Positiva, la causa de este estado se debe a la falta del sentido de valor y pertenencia. Este sentido está relacionado con la participación en la comunidad y la contribución, sentir que podemos aportar y que somos relevantes para un grupo de personas.


Para poder ayudar a un/a niñ@/adolescente evasivo, tenemos que saber 4 claves:


  1. CÓMO NACE ESE SENTIMIENTO PROFUNDO DE EVADIRSE DE LAS RESPONSABILIDADES.

En algún momento de la vida de esa persona, hubo un capítulo, un evento, que no salió como esperaba, hubo un error, un problema y no consiguió el resultado que se imaginaba. Pudo tener relación con los estudios o no: un concurso, un examen, acudir otro día/hora a un evento, su primera entrevista, un primer suspenso...


Eso le generó una creencia:


Soy un fracaso, no valgo, no soy suficiente.


Esa creencia llevó a una emoción de humillación de no ser suficiente y de miedo de que alguien más se enterase de tu error/fallo.


Y finalmente se formó una estrategia de comportamiento de evasión, para no volver a sentir ese dolor.


2. POR QUÉ SÍ TIENE SENTIDO PARA LA PERSONA QUEDARSE EN ESE ESTADO EVASIVO.


👉 La persona quiere protegerse contra el sentimiento de fracaso. Si no se atreve a tomar acción sobre algo, evitará sufrir si no consigue los resultados que espera.


👉 Siente una ilusión de superioridad. Cree que es merecedora de algo que para ella es perfecto (el trabajo perfecto, el profesor perfecto, que el clase se estudie lo que le guste y como le guste) y si lo que le ofrece la vida no se adecúa a ese canon, no merece la pena hacer nada.


👉 Se siente muy cómoda al no tener que esforzarse por nada, porque, suele pasar, las personas de su entorno (familia), le resuelven todas las papeletas. No se encuentra con la necesidad real.


👉 Y por último, suele existir un sentimiento de venganza (consciente o inconsciente). Al lado de esa persona, hay otra que sufre por la situación (mamá o papá).


3. EL SENTIMIENTO DE INFERIORIDAD QUE SIENTE LA PERSONA EVASIVA.


Una persona pasiva, que no tiene una vida como le gustaría, se ve dentro de la estructura social y su entorno cercano, comparándose con los demás y es cuando aparece ese sentimiento de inferioridad. También para cuando desde fuera te comparan con un hermano, un amigo o el compañero de clase que saca las mejores notas...


Lo que provoca ese sentimiento de inferioridad es crearse una meta compensatoria de superioridad o una expectativa demasiado alta o irreal: "como el primero de mi clase saca esas notazas, yo este trimestre voy a sacar varios sobresalientes". Al no conseguir el objetivo, aun sacando varios notables, el sentimiento de inferioridad vuelve a aparecer.


4. CÓMO PODEMOS AYUDAR A NUESTR@ HIJ@ PARA QUE PUEDA IR SALIENDO DE ESE ESTADO EVASIVO.


Antes de nada, si hay aspectos psicológicos o médicos (enfermedades, depresión, ansiedad) es recomendable contar con la ayuda de un profesional.


En condiciones no extremas, más normalizadas, se puede probar:


- Explicarl@ que está en un estado de evasión para no responsabilizarse de su formación y de su vida, para buscar su colaboración.


- Suprimir o controlar los recursos evasivos: videojuegos y redes sociales.


- Trabajar para que entienda que los errores son oportunidades para aprender y aceptar la propia vulnerabilidad. Que nada va a ser tan grave e irremediable.


- Reactivar su participación familiar y social, haciendo que aporte soluciones a problemas o que participe en la toma de decisiones.


- Revisar sus propias expectativas y objetivos para que sean acordes con sus habilidades y que sean alcanzables.


- Hacerle ver que mientras está en ese modo evasivo, está desperdiciando su vida.


- Trabajar juntos en la acción de pequeños pasos para llegar al objetivo que se ha propuesto.


- Que la persona reconozca los pasos que vaya dando como logros.


- Dar algo a alguien. Que haga pequeñas acciones por los demás para activar el sentimiento de contribución.


Si no tienes un hij@ que se evade completamente de sus responsabilidades pero le estás viendo las orejas al lobo, recuerda que desde la perspectiva educativa de la Disciplina Positiva podemos trabajar para prevenir que el problema sea más grave.


"La infancia es la preparación para la vida".


Espero que te haya gustado este tema. Y si es así, recomiéndaselo a alguien que le pueda ayudar y cuéntame en comentarios,


¿qué es lo que más te ha llamado la atención de este artículo?



(Fuente: Dra. Anabella Shaked)



0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo