• Tere Jiménez

Las evaluaciones y sus consecuencias


Hace ya algunos años, los científicos Harry Harlow y Edward Deci, realizaron una serie de experimentos con monos acerca de la motivación. La conclusión a la que llegaron fue que los monos consiguieron descifrar el rompecabezas por mero deseo interno y que cuando recibían una recompensa externa como comida, no eran tan eficientes.


En la mayoría de las prácticas escolares, l@s maestr@s juegan con esa motivación externa: sistema de puntos individuales o grupales, caritas, premios, puntos extras en las evaluaciones por buen comportamiento...


De alguna manera, para algun@s alumn@s estas dinámicas bien intencionadas les hacen desconectarse con el sentido de aprender por gusto, por superación personal, por cubrir la necesidad humana de exploración y lo ven como algo impuesto desde fuera, que cuando van siendo más mayores, les hace dudar incluso de la utilidad que tendrá ese conocimiento en su futuro.


Por eso, tantas personas hemos podido encontrar nuestra verdadera vocación, el sentido profundo de aprender por placer sobre un tema, cuando salimos del sistema estandarizado, del sistema formal, cuando fuimos capaces de recuperar esa autonomía por perseguir los intereses propios, por permitirnos ir "tirando del hilo" sin juicios.


Pues bien. El sistema es el que es y el profesor/a de tu hij@ tiene su propio método en el que confía. Puedes "hacerselo ver"/entrar en conflicto o puedes utilizar esa energía para buscar soluciones en casa.


Estos son algunos consejos que se me ocurren para tu propia investigación:


1. Si sientes la necesidad de motivar a tu hij@ para que saque mejores notas con premios (motivación externa), puedes probar, pero si no funciona, no insistas ni l@ hagas sentir culpable.


2. Observa lo que de verdad mantiene a tu hij@ motivad@. Descubre si existe alguna recompensa externa que l@ mantiene en la tarea y cuánto le dura en el tiempo (horas, días, meses).


3. Habla con tu hij@ sobre la idea de hacer las cosas porque le gustan (porque sienta como un fuego interior, una emoción de sentirse capaz) o hacerlas para recibir algo a cambio. Es una buena manera de activar vuestra conexión a través de la comunicación y la escucha activa. De saber lo que piensa.


4. Permítel@, si no fuera el caso, que tenga autonomía para aprender lo que quiera. Esto significa darle importancia a sus intereses, aunque te puedan parecer que son muy banales.


¿Se te ocurre algo más?


Escribe aquí abajo en los comentarios y nos guiamos entre tod@s.


🤸‍♀️ Ánimo 🤸‍♂️

1 vista0 comentarios